Crisis climática pone en riesgo a las aves migratorias

El estrecho de Gibraltar es un lugar de migración por cielo y mar. Miles de pájaros se reúnen allí para cruzar el océano hacia África, sin embargo, torres eléctricas y molinos eólicos salpican el paisaje y dificultan su vuelo; consecuencia de una amenaza que no se percibe fácilmente: el calentamiento global, el cual está cambiando las rutas y la vida de estas especies.

Alejandro Onrubia, ornitólogo y coordinador científico de la Fundación Migres, afirma que el calentamiento global “afecta a las barreras que tienen que atravesar y a las condiciones de los lugares por los que vuelan y reposan”, con consecuencia en lugares de cría, invernada y paso.

Los efectos son evidentes: cambios en las poblaciones, en la distribución y en los calendarios de migración. “Los patrones migratorios ya no son los que eran, se han acortado y algunas especies de aves se quedan en nuevas zonas de invernada en el norte”, apuntó el ornitólogo.

En el caso de las rapaces forestales, como el águila culebrera, el aguililla calzada o el milano negro, que cazan distintas presas en medios abiertos, sus hábitat, los bosques del norte de África, se ven afectados por la seca extensa de arganias y alcornocales o los procesos de desertificación.

La consecuencia directa del cambio climático no solo está afectando la rutina de las aves, sino la sobrevivencia de unas 400.000 cigüeñas y rapaces, 750.000 aves marinas y varios millones de aves pequeñas que confluyen en su paso de Europa a África.

Para leer más https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/la-crisis-climatica-ponen-en-riesgo-las-aves-migratorias-articulo-883652

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *