Mazda apuesta a mucha potencia y poco combustible

El desarrollo de nuevas tecnologías, y las bondades de las mismas, se ven a diario en los nuevos lanzamientos de las marcas del mundo automotriz. Constantemente existe esa competencia entre distintas marcas, donde una busca sobrepasar a otra, con sus diseños, tecnologías, mejoras de rendimiento y eficiencia, un sinfín de innovaciones que generan una grata experiencia a cada usuario en el manejo y uso de su vehículo.

Se puede percibir que una de las competencias más desarrolladas, es la de mejorar las prestaciones y reducción de consumo de combustibles en los vehículos. De esta manera, muchas casas fabricantes han emprendido un camino en el desarrollo de vehículos híbridos o eléctricos, sin embargo, también se encuentran algunas casas que han decidido continuar con los motores de combustión interna y desarrollar al máximo nuevas tecnologías para generar  grandes prestaciones y consumos ridículamente pequeños de combustible.

Resalta un nombre en lo anteriormente mencionado, el cual responde a Mazda, que tiene varios años ya desarrollando algo llamado Mazda SKYACTIV. La misma es una marca registrada del gigante japonés Mazda, que comprende una reingeniería vehicular en motor, transmisión, carrocería, frenos, dirección y suspensión, que incorpora una tecnología cuyo objetivo es optimizar cada aspecto que ya es conocido en un vehículo.

Han lanzado su primer vehículo de la linea SKYACTIV en 2011, siendo el modelo CX-5 el protagonista y que ya se encontraba disponible en el mercado para mediados de 2012. En el 2019 han lanzado el Mazda3 con el motor SKYACTIV-G de 2.0L, 122CV (6.000 rpm) y 213 N.m (4.000 rpm) y fue un gran éxito, pues este conjunto de vehículo-motor logra un consumo de 5,2 litros de combustible (gasolina/nafta) cada 100 kilómetros, alcanza los 197 km/h y tiene una aceleración de 0 a100 en 10,4 segundos. Esto no ha estado nada mal para un compacto, sin embargo, en 2020 Mazda ha decidido generar una mejora en su Mazda3, incorporando el nuevo SKYACTIV-X, un propulsor cuya cilindrada es de 2,0L igualmente, pero que genera 180CV (6.000 rpm) y 224 Nm (3.000 rpm), incorporando la tecnología SPCCI (Spark Plug Controlled Compresion Ignition ó, en español, encendido por compresión controlado por chispa); es así que el nuevo compacto alcanza los 216 km/h, acelera de 0 a 100 en 8,2 segundos y rinde, casi igual que su predecesor, 5,4 litros cada 100 kilómetros.

La tecnología SPCCI permite generar un par motor elevado, al nivel de un motor Diesel, pero con la suavidad y la estabilidad de un motor de gasolina/nafta. Para explicarlo en pocas palabras: los motores Diesel tienen relaciones de compresión muy altas (22:1 por ejemplo) y tienen una combustión por compresión, en vez de ser por chispa, lo que genera altos números de par motor aún siendo un motor pequeño, sin embargo, toda esta fuerza es muy brusca y es bastante difícil alcanzar y mantener un alto régimen de rpm; pues aquí es donde entra el SPCCI y resalta el SKYACTIV-X, logrando una alta relación de compresión, utilizando una mezcla extremadamente pobre, generando altos números de par motor en bloques pequeños y teniendo todo esto con la suavidad de un motor tradicional de gasolina/nafta. Todo esto junto también permite consumir un 30% menos de combustible y disminuir la contaminación por CO2, pues genera menos de 60 gramos de CO2 por kilómetro.

Es así como el desarrollo y la innovación permiten que los conductores puedan disfrutar de una gran experiencia detrás del volante y a su vez ser más amigables con el medio ambiente y con la economía de los consumidores. Es increíble la capacidad de generar mucha potencia y un gran toque con un consumo tan pequeño de combustible, ahora la potencia es ecológica y está lista para cualquier usuario.

*Datos de interés:

  • El sonido del SKYACTIV-X es similar al de un motor Diesel, siendo de gasolina/nafta.
  • El motor puede combinar el encendido por bujía convencional o por compresión.
  • El SKYACTIV-X utiliza una mezcla de combustible de 2 a 3 veces más pobre que los motores convencionales y tiene una relación de compresión de 15:1.

Miguel Agrifoglio / Experto en el área automotriz 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.