Costumbres indígenas, ¿el camino ideal para la Conservación Ambiental?

El pasado 09 de agosto  fue el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, día para conmemorar y hacer velar por los derechos de las diversas etnias indígenas existentes a nivel mundial, con lo cual se ha venido perseverando, a pesar de los diferentes retos enfrentados y a los que se le suma la pandemia del COVID -19 que fue el lema de este año (https://www.un.org/es/observances/indigenous-day).

Pero, aprovechando este día festivo reciente, quisiera tomar este espacio para hablar a modo de reflexión, sobre el hecho tácito de que no sólo estas comunidades dejan un impacto positivo en el ambiente.

Antropología Cultural o “Visión humana del mundo que nos rodea”.

En la carrera de licenciatura en Ciencias Ambientales, se imparte una asignatura denominada “Antropología Cultural”, la cual es una de las ramas de la ciencia general Antropología y cuyo objetivo se resume “en el estudio del ser humano por medio de su cultura, entendida esta como el conjunto de costumbres, mitos, creencias, normas y valores que guían y regulan el comportamiento de un determinado grupo social.” (https://psicologiaymente.com/cultura/antropologia-cultural).

Como vimos en la anterior definición, la presencia de determinadas creencias y valores, son las que definen de qué manera se organizan los individuos como colectivo social y cómo este grupo constituido, utiliza los recursos existentes a su alrededor; de allí entonces, la razón de ser de por qué esta rama científica, es impartida dentro de la licenciatura en Ciencias Ambientales.

Regresando al tema inicial, de entre todos los tipos de estructura social o comunitaria que existen, siempre se han honrado de manera especial a las comunidades indígenas, por el papel primordial que las mismas desempeñan en la protección de los recursos naturales, en particular de los bosques y ríos, en los cuales se desarrollan y extraen sus insumos de forma artesanal, para la satisfacción de las necesidades básicas de alimentación y cobijo, así como también de las “necesidades artísticas”, representadas en la elaboración de variadas artesanías y sí, el arte es también una necesidad en el ser humano (https://www.linares28.es/2013/11/23/arte-como-necesidad/).

¿Tradición vs. Modernismo?

Ahora bien, en la actualidad, mucho se ha criticado y en gran manera culpado, a las sociedades contemporáneas por la degradación ambiental, colocando en alto las tradiciones indígenas, al ponerlas como ejemplo de desarrollo armónico con la Naturaleza y sus componentes.

Sin embargo, esto quiere decir entonces que, ¿deberían las sociedades modernas volverse a las costumbres indígenas? ¿Será en verdad estas comunidades ancestrales, el mejor camino en pro de la conservación ambiental?

En el pasado, las comunidades indígenas fueron muy denigradas y hasta violentadas por determinados grupos sociales (y aún hoy en día, ha persistido esta situación en algunos lugares), mientras que por otro lado, otros grupos sociales y religiosos han apoyado, protegido y luchado hasta dar su vida, en pro de las comunidades indígenas (actitud que también se ha mantenido con un gran ahínco e impacto hasta el presente).

En este sentido, podríamos preguntarnos, ¿para qué entonces “tanta tecnología”? ¿Para qué “tanta información obtenida a través de ella”? Si las comunidades indígenas son el mejor ejemplo, ¿para qué complicarnos con tanto “modernismo” y “avances científicos”? He aquí la cuestión: todos, sin excepción, tenemos algo valioso para aportar. No se trata de que los indígenas abandonen sus tierras y se vuelvan “civilizados” y tampoco se trata de que las sociedades modernas, dejen a un lado las investigaciones y las redes sociales, para irse a vivir a un medio exclusivamente natural.

El ejemplo de la etnia Huaorani

En este orden de ideas, continuamos preguntándonos, ¿para qué entonces, tanto deseo en el ser humano, por descubrir y profundizar en los conocimientos de lo que existe a nuestro alrededor? ¿Será “un mal que no puede ser reparado”, al ser aparentemente sólo un deseo dirigido a la avaricia y codicia? Pues bien, también se ha conocido de etnias indígenas con altos índices de violencia, como lo fueron en su tiempo los Huaorani, entre sus muchos nombres (http://www.udapt.org/quienes-somos/nacionalidad-waorani/).

En este caso, la intervención positiva de un grupo extranjero estadounidense, de carácter cristiano, trajo un profundo cambio en esta etnia, al convertirse en una comunidad pacífica sin tener que abandonar sus medios de vida en la cuenca amazónica en el Ecuador. De esta tribu, uno de los que fueron grandemente transformados por el mensaje del evangelio, fue el entonces guerrero Mincaye, cuyo testimonio ha sido presentado por él mismo alrededor del mundo (https://www.comibam.org/es/tributo-a-mincaye/).

De la historia del indígena Mincaye, se han hecho ya dos películas: Más allá de las puertas del esplendor (2004) y A punta de lanza (2006) (https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/sociedad/6/mincaye-testimonio-muerte-perdon-huaorani).

Por lo tanto, si hay algo que debemos suprimir en la raza humana, es el egoísmo y el mal en sí mismo.

Reflexiones finales y un Compartir Especial

Considero personalmente, y quizás muchos concuerden conmigo, que no es casualidad las cualidades que hacen al ser humano, sea indígena o no, una especie única en la Tierra. Considero profundamente que estas cualidades, deben seguirse desarrollando y descubrir así nuestro papel en el mundo, tal como en el mar los corales y las tortugas marinas, tienen su rol ecológico bien definido y en la tierra, los grandes bosques suplen de oxígeno y de soporte a gran variedad de aves, mamíferos, reptiles, etc.

Asimismo, considero también en lo personal que una de las funciones de nuestro papel en esta tierra, es el ser buenos administradores de los recursos naturales, para que todas las especies en el planeta (incluyéndonos), podamos disfrutar eficazmente de manera armoniosa, tales riquezas naturales, garantizándolas en el tiempo para todos, según las necesidades de cada uno y esto es, lo que se ha conocido como Desarrollo Sustentable.

Por consiguiente, en conmemoración al Día Internacional de los Pueblos Indígenas, me gustaría celebrarlo compartiendo de las experiencias generadas, a partir de de los intercambios positivos entre las etnias indígenas y las sociedades contemporáneas.

Les dejo así a continuación, con lo que ha sido la experiencia que más he disfrutado (hasta ahora), en un compartir celebrado en el año 2010, como parte del Encuentro Anual de Formación del Centro de Profesionalización “Fe y Alegría” – Zona Guayana.

Esta zona, se ubica en el estado Bolívar de Venezuela y en el cual, se han identificado las siguientes etnias indígenas que han permanecido y hacen vida actualmente en esta área del territorio venezolano: Akawaio, Arawako, E´ñepa, Guahibo (Jivi), Jodï, Kariña, Kurripaco, Mapoyo, Pemón, Piapoco, Sanema, Shiriana-Uruak, Huottöja (Piaroa), Warao y Ye’kwana (https://www.redalyc.org/pdf/712/71224342003.pdf).

Cabe destacar que hasta este momento, aún no he tenido oportunidad para asistir a un intercambio con comunidades indígenas prístinas o en su medio natural, por lo que este encuentro en el que participé, fue con comunidades indígenas “criollas”, es decir, comunidades que han adoptado vestimentas, modismos y ciertos hábitos de los esquemas sociales modernos pero que siguen manteniendo las raíces principales de su etnia indígena correspondiente.

Y tú, ¿has tenido alguna experiencia gratificante con comunidades indígenas? Y si es así, ¿qué fue lo que más te gustó o te impactó?

Mi mensaje para tí hoy, es recordarte que no solamente nosotros, “las sociedades modernas”, nos enriquecemos de los conocimientos de los hermanos indígenas, sino que ellos también aprenden de tí y de mí. Procuremos, por lo tanto, a dejar siempre lo mejor de uno en el otro.

Por  Lcda. María González, licenciatura en Ciencias Ambientales

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.