La agroecología: base del agroturismo

La agroecología es uno de los principales elementos de ese turismo que se sustenta en la motivación de las personas por conocer el agro: el Agroturismo.

En esta oportunidad, comentaremos como la aplicación de criterios ecológicos al negocio agropecuario, significa una marca diferenciadora de la modalidad turística comentada, y como es la principal dimensión de un negocio sostenible.

¿Agroturismo? ¿Qué es eso?

Aunque para algunas personas, pararse a las 05:00 de la mañana a ordeñar, pudiera no ser una idea gratificante de vacaciones, para muchos sí lo es… y más.

La OMT expone: “…Se denomina agroturismo cuando el motivo principal del cliente es conocer, participar o disfrutar de las actividades vinculadas con la producción agropecuaria.”

De este concepto, se desprende que el negocio turístico no sustituye al agrícola o pecuario, lo complementa, por eso se entiende al agroturismo como una modalidad de diversificación económica, en otras palabras: no puede haber agroturismo sin actividad agropecuaria.

Dejando establecido esa definición, veamos cual es el papel de la agroecología en él.

No todo negocio agroturístico es sostenible

Así como existe una industria agropecuaria no sostenible, de alto impacto ambiental, así mismo un emprendimiento o negocio vinculado a esta industria, si bien es agroturismo, no es parte del modelo de turismo sostenible.
Hace falta que la actividad sea desarrollada desde criterios de sostenibilidad, ahí entra la agroecología.

Agroecología + Buenas prácticas turísticas = Agroturismo sostenible.

Lo primero: implementar procesos agropecuarios basados en la concepción del terreno como un ecosistema, lo que se conoce como “agrosistema”

Lo segundo: aplicar conceptos y principios ecológicos para el diseño y manejo de agroecosistemas sostenibles .
Así tendremos una actividad turística donde el visitante participará en un modelo de negocios que:
• Conserva o mejora la base de los recursos naturales, manteniendo y reconstruyendo la integridad de suelo y los recursos hidráulicos, con prácticas como el uso mínimo de combustibles fósiles y la valoración y conservación de la diversidad biológica.
• Propicia la viabilidad social: al no depender exclusivamente de la innovación tecnológica, valorando el trabajo de los agricultores y el dialogo de saberes, y estimulando a su vez la demanda de productos ecoeficientes.
• Es económicamente rentable: porque es remunerativa, pero al mismo tiempo fomenta la comprensión y valoración de los impactos y beneficios ambientales en términos financieros (economía ambiental) por parte de los productores; los canales de comercialización hacia la demanda y sociedad en general y promueve políticas públicas que faciliten las prácticas sustentables en la agricultura.

Por eso, en conclusión, siendo el agroturismo una modalidad del modelo más amplio conocido como turismo rural, son estas características las que a su vez son razones para la vinculación entre la agricultura sustentable o agroecología y el agroturismo, así lo explica la OMT:“…Cada vez se valora más la contribución del turismo rural al cuidado del ambiente y al desarrollo de una agricultura sustentable en el tiempo…” en términos generales persiguen lo mismo: la sustentabilidad de los procesos agropecuarios.

Aún hay mucha tela que cortar en materia de turismo rural, agroturismo y agroecología, queremos saber qué piensas al respecto.

Joel Campuzano Mejías
Director de Marketing Sostenible de ISMI CONSULTORES C.A.
Link: www.ismiconsultores.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.