El oso hormiguero gigante está en riesgo

El extraordinario oso hormiguero gigante está en riesgo. A pesar de su corpulencia, son muchas las amenazas que enfrenta esta especie Nuestroamericana.

Irónicamente la mayor amenaza de este inofensivo animal, no son sus principales depredadores naturales: el jaguar y el puma. En los últimos años su supervivencia se ha puesto en riesgo por la mano del hombre. La cacería por entretenimiento, arrollamientos en carreteras, consumo por algunos campesinos e indígenas, hasta la modificación y pérdida de su hábitat, han hecho se perdiera el 30% de la especie.

Debido al alto riesgo de extinción en vida silvestre, el oso hormiguero gigante está catalogado como Vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

A pesar del nombre por el que es conocido, El Myrmecophaga tridactyla, único miembro de su género, no es en realidad un oso, sino un peculiar pariente de la pereza y el cachicamo.

Extraordinario oso hormiguero gigante

Con hasta dos metros de largo y una característica banda negra en su pelaje, destaca además por su hocico largo y cilíndrico, sin dientes, una larga lengua, espesa cola y fuertes extremidades, tres de ellas con impresionantes garras.

Es un animal muy peculiar que está presente en gran parte del territorio venezolano y que se suma a la fauna que nos identifica, por lo que preservarlo merece nuestros esfuerzos.

Posee una cola no prensil de poco menos de un metro. Tiene un pelaje grueso, más largo es las zonas dorsal y ventral, así como en la cola, por lo que suelen llamarle oso palmero o bandera. Exceptuando la cabeza y miembros anteriores, el pelo es oscuro, con una banda ancha de color negro bordeada de otras dos blanquecinas. Las tres extremidades anteriores con enormes y poderosas garras, las usa para explorar nidos de hormigas y termitas, su principal alimento.

El hocico es muy alargado y cónico sin dientes, adaptado para su alimentación. La lengua tiene 75 centímetros de largo y está recubierta por una substancia adherente que le permite capturar los insectos de los que se alimenta.

Su vista es débil pero tiene bastante desarrollados los otros sentidos. El extraordinario oso hormiguero gigante camina sobre sus muñecas. Tiene cinco dedos con uñas menores en las patas traseras, en las que apoya la planta entera. El macho es mayor que la hembra.

El hombre, la mayor amenaza

La modificación y pérdida de su hábitat natural, la construcción de carreteras que los expone a arrollamientos, y las quemas en sequía perjudican a sus poblaciones silvestres. Se suma a estos factores su bajo potencial reproductivo.

Aunque su carne es dura, existen comunidades indígenas y campesinas que lo consumen, pero la caza por entretenimiento causa más bajas en la especie.

Sus partes se usan con diversos fines: los tendones para fabricar instrumentos de caza y la lengua para bocados de freno para potros. Con sus garras se elaboran espuelas para las patas de gallos de pelea, o son vendidas como parte de piezas de artesanía.

Sus huesos se emplean en la medicina alternativa, así como el humo de su cerda en inhalaciones para curar bronquitis, la ceniza del pelo de la cola para heridas hemorrágicas y como anticonceptivo. El sebo es utilizado como pomada para prevenir las estrías en el embarazo. Se mantiene la creencia de que algunas partes de su cuerpo son afrodisíacas.

También son perseguidos porque pueden matar perros en comunidades rurales y, por su peculiar aspecto, es capturado para colecciones y zoológicos privados.

Son muchas las razones por las que el oso hormiguero gigante está en riesgo, y ha sido catalogado como Vulnerable por la UICN. Según este organismo, en los últimos diez años se ha perdido al menos el 30% de las poblaciones naturales en Latinoamérica, y enfrenta un alto riesgo de extinción.

Por ello se hace necesario y urgente tomar acciones para la protección de estos gigantes en nuestro país y en toda la región.

El extraordinario oso hormiguero gigante está en riesgo. A pesar de su corpulencia, son muchas las amenazas que enfrenta esta especie Nuestroamericana.

Irónicamente la mayor amenaza de este inofensivo animal, no son sus principales depredadores naturales: el jaguar y el puma. En los últimos años su supervivencia se ha puesto en riesgo por la mano del hombre. La cacería por entretenimiento, arrollamientos en carreteras, consumo por algunos campesinos e indígenas, hasta la modificación y pérdida de su hábitat, han hecho se perdiera el 30% de la especie.

Debido al alto riesgo de extinción en vida silvestre, el oso hormiguero gigante está catalogado como Vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

A pesar del nombre por el que es conocido, El Myrmecophaga tridactyla, único miembro de su género, no es en realidad un oso, sino un peculiar pariente de la pereza y el cachicamo.

Extraordinario oso hormiguero gigante

 

Con hasta dos metros de largo y una característica banda negra en su pelaje, destaca además por su hocico largo y cilíndrico, sin dientes, una larga lengua, espesa cola y fuertes extremidades, tres de ellas con impresionantes garras.

Es un animal muy peculiar que está presente en gran parte del territorio venezolano y que se suma a la fauna que nos identifica, por lo que preservarlo merece nuestros esfuerzos.

Posee una cola no prensil de poco menos de un metro. Tiene un pelaje grueso, más largo es las zonas dorsal y ventral, así como en la cola, por lo que suelen llamarle oso palmero o bandera. Exceptuando la cabeza y miembros anteriores, el pelo es oscuro, con una banda ancha de color negro bordeada de otras dos blanquecinas. Las tres extremidades anteriores con enormes y poderosas garras, las usa para explorar nidos de hormigas y termitas, su principal alimento.

El hocico es muy alargado y cónico sin dientes, adaptado para su alimentación. La lengua tiene 75 centímetros de largo y está recubierta por una substancia adherente que le permite capturar los insectos de los que se alimenta.

Su vista es débil pero tiene bastante desarrollados los otros sentidos. El extraordinario oso hormiguero gigante camina sobre sus muñecas. Tiene cinco dedos con uñas menores en las patas traseras, en las que apoya la planta entera. El macho es mayor que la hembra.

Oso parece pero no es

 

El oso hormiguero gigante adquiere ese nombre debido a su corpulencia y además, porque las hormigas y termitas constituyen los alimentos preferidos de este mamífero. Pero este animal no es un oso, es más bien un peculiar pariente filogenético de los perezosos y armadillos o cachicamos.

Muchas características físicas lo diferencian de los osos. Aunque son animales inofensivos, al igual que los plantígrados puede lanzar golpes rápidos y abrazar ferozmente a su atacante, si se ve amenazado.

Camina con la trompa hacia el suelo, tratando siempre de localizar, mediante su afinado olfato, hormigueros y termiteros que luego excava y arrasa con las garras de sus fuertes patas delanteras.

Vive en solitario o por parejas, en movimiento constante, recorriendo grandes extensiones buscando insectos en el suelo. Después de haber cavado en busca de hormigas o termitas deja señales muy particulares.

Solitario explorador

 

En áreas deshabitadas tiene hábitos diurnos en invierno y días lluviosos, pero en áreas densamente pobladas se torna nocturno.

Es buen nadador y,​ aunque está capacitado para excavar, no se construye madrigueras y prefiere refugiarse en un hoyo o cualquier cavidad, donde descansa arrollándose sobre sí mismo con el hocico entre las patas y arropando su cuerpo con la gran cola.

El extraordinario oso hormiguero gigante es un animal usualmente solitario que se encuentra en época de apareamiento. De baja tasa reproductiva, su período de gestación es de 190 días, tras los cuales nace una cría que es destetada de cuatro a seis semanas. Luego la madre la lleva en su lomo por aproximadamente un año, cuando está crecida y llega un nuevo período de apareamiento. Alcanza la madurez sexual entre 2,5 a 4 años.

Especie nuestroamericana

 

Son diversos los nombres con que conoce al extraordinario oso hormiguero gigante, además de oso bandera y oso palmero: yurumí​ (‘boca pequeña’ en guaraní), tamanduá guazú, yautare, y kuarevachú.

Se encuentra en América Central y Sudamérica, siendo el único representante del género Myrmecophaga. Originalmente se distribuía desde el sur de Belice y Guatemala hasta el norte de Argentina y Uruguay. Actualmente, según la IUCN está posiblemente extinto en Belice, El Salvador, Guatemala y Uruguay. En Centroamérica ya es un animal muy raro, su situación en Costa Rica es crítica.

Mientras que en Suramérica su refugio más extenso es el Chaco de Paraguay y Bolivia y el noreste de Argentina. Se localiza también en Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y Surinam.

Presente en Venezuela

 

Su distribución es bastante amplia en nuestro país, donde se localizan dos subespecies. La Myrmecophaga tridactyla tridactyla al sur del Orinoco y este de los Andes, Cordillera de la Costa y Delta del Orinoco. Y la Myrmecophaga tridactyla artata se ubica en la depresión del lago de Maracaibo.

Sabanas, pastizales, áreas pantanosas, bosques húmedos, bosques secos, son parte de sus hábitats, prefiriendo las áreas abiertas con abundancia de hormigas y termitas.

Aunque sus principales depredadores naturales son jaguares y pumas, las mayores amenazas que ponen en al extraordinario oso hormiguero gigante, provienen del hombre.

El hombre, la mayor amenaza

 

La modificación y pérdida de su hábitat natural, la construcción de carreteras que los expone a arrollamientos, y las quemas en sequía perjudican a sus poblaciones silvestres. Se suma a estos factores su bajo potencial reproductivo.

Aunque su carne es dura, existen comunidades indígenas y campesinas que lo consumen, pero la caza por entretenimiento causa más bajas en la especie.

Sus partes se usan con diversos fines: los tendones para fabricar instrumentos de caza y la lengua para bocados de freno para potros. Con sus garras se elaboran espuelas para las patas de gallos de pelea, o son vendidas como parte de piezas de artesanía.

Sus huesos se emplean en la medicina alternativa, así como el humo de su cerda en inhalaciones para curar bronquitis, la ceniza del pelo de la cola para heridas hemorrágicas y como anticonceptivo. El sebo es utilizado como pomada para prevenir las estrías en el embarazo. Se mantiene la creencia de que algunas partes de su cuerpo son afrodisíacas.

También son perseguidos porque pueden matar perros en comunidades rurales y, por su peculiar aspecto, es capturado para colecciones y zoológicos privados.

Son muchas las razones por las que el oso hormiguero gigante está en riesgo, y ha sido catalogado como Vulnerable por la UICN. Según este organismo, en los últimos diez años se ha perdido al menos el 30% de las poblaciones naturales en Latinoamérica, y enfrenta un alto riesgo de extinción.

Por ello se hace necesario y urgente tomar acciones para la protección de estos gigantes en nuestro país y en toda la región.

Por

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.